Resumen sobre Platón

Conceptos claves o relacionados con el autor

  • Di√°logo: g√©nero en el que suele escribir Plat√≥n. A menudo aparece como protagonista S√≥crates, como recuerdo en sus escritos de juventud o como pretexto para defender teor√≠as propias en m√°s tarde.
  • El lenguaje, los sentidos, el contextos social, median en la percepci√≥n que uno tiene de la realidad. Plat√≥n sospecha que la realidad se encuentra desplazada, en otro lugar.

Temas

El alma

  • El alma es lo que nos permite vivir y lo que nos permite conocer. Es ¬ęinspiraci√≥n¬Ľ: a la vez ¬ęcoger aire para vivir¬Ľ y ¬ęlo que permite tener una buena idea¬Ľ.
  • El alma viv√≠a al inicio de los tiempos con los dioses en el mundo de las ideas (¬ęlas hab√≠a contemplado y las sab√≠a¬Ľ).
  • Plat√≥n explica el alma en su obra Fedro a trav√©s del mito de los caballos alados:
    • El alma es un carruaje
      • Dirigido por la raz√≥n, en la alegor√≠a, una auriga. Representa la inteligencia que permite el conocimiento racional.
      • Le empujan dos caballos, uno blanco, la fortaleza; y uno negro, lo pasional. El primero representa la obediencia; el segundo, el deseo.
      • Al inicio de los tiempos el carruaje estaba en el mundo de las ideas con los dioses y las ideas.
        • Sub√≠a hasta lo m√°s alto, el ¬ęprado de la Verdad¬Ľ
    • A veces en esta ascensi√≥n los carruajes chocan y caen al mundo sensible.
      • Se colocan en un cuerpo.
        • El cuerpo es la prisi√≥n del alma.
    • El alma quiere volver al mundo de las ideas, busca la uni√≥n de forma amorosa (¬ęamor al saber¬Ľ, filosof√≠a).
    • El alma es la presencia del mundo de las ideas en el mundo sensible.
      • El humano: cuerpo + alma en uni√≥n accidental.
    • La proporci√≥n y la armon√≠a entre racionalidad, fortaleza y deseo es la virtud.

Reminiscencia

  • El alma convive con las ideas en el mundo de las ideas en el inicio de los tiempos.
  • El alma ha podido ver las ideas, las ideas est√°n en el alma desde siempre.
  • Por eso, conocer es recordar.
  • Al ver las copias que en el mundo sensible hay de los originales ideales, la memoria se activa, re-conocemos algo.
    • Las ideas est√°n en el alma desde siempre.
    • Pero las tenemos olvidadas.
    • Hay que actualizarlas.
      • Mediante el recuerdo, yendo de una idea a otra, pensando.

Pensamiento cosmológico. Tiemo.

  • Es uno de los √ļltimos textos de Plat√≥n.
    • Explica el origen del mundo.
      • A trav√©s del mito del demiurgo.
        • En el inicio de los tiempos, exist√≠a:
          • El mundo de las ideas
            • All√≠ viv√≠an los dioses y las almas.
          • Un magma material indiferenciado.
            • Esto se convertir√° en el mundo sensible.
            • Los dioses enviaron a un Demiurgo, un artesano divino, a que diese forma a este magma indiferenciado.
          • El Demiurgo dio forma al magma material indiferenciado tomando como modelo el mundo de las ideas.

Mito de la caverna

(O ¬ęalegor√≠a de la caverna¬Ľ.)

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=u_82FnFDKlA[/youtube]

  • Habla Plat√≥n con su disc√≠pulo Glauc√≥n.
  • Una caverna en la que viven unos presos desde siempre, desde la infancia.
  • Viven encadenados, mirando al fondo, d√≥nde se proyectan sombras de objetos y figuras que hay tras de ellos gracias a una hoguera que las ilumina.
    • Nunca han visto otra cosa: eso que ven es, para ellos, la realidad.
  • Uno de los presos logra liberarse.
  • Ascender√° por un camino elevado y lograr√° salir. Al entrar en contacto con la luz por primera vez, los rayos del Sol le dificultaran la visi√≥n. Dificultad del conocimiento.
    • Entender√° qu√© produce las sombras que ve√≠a en la caverna.
    • Comenzar√° a ver sobras de algunos objetos (cosa similar a lo que ve√≠a en la caverna).
    • Comenzar√° a ver su reflejo en el agua.
    • Comenzar√° a ver los objetos en s√≠.
    • Al final, acostumbrado a la luz, ser√° capaz de mirar dicrectamente hacia el Sol. (Sol: identificado con la idea suprema del Bien.)
  • El camino que recorre el preso liberado es el ascenso dial√©ctico al conocimiento, no exento de dificultades.
    • Es una alegor√≠a de la elevaci√≥n gradual hacia el mundo de lo inteligible, el mundo de las ideas.
  • Una vez que el prisionero liberado ve todo esto con claridad, desear√° contarlo a los otros presos. Tiene que volver a la caverna: es el descenso dial√©ctico.
    • Tal vez sus antiguos compa√Īeros no le comprendan y tal vez le quieran matar (homenaje a S√≥crates).

Teoría de las ideas

  • Existen dos mundos.
    • Uno, el mundo material o mundo sensible.
      • Se percibe con los sentidos.
    • Otro, el mundo ideal (o mundo de las ideas).
      • S√≥lo se conoce mediante la raz√≥n.
      • All√≠ se encuentra el Verdadero Ser de las cosas, como las cosas Son de Verdad.
  • En el mundo sensible:
    • Hay casos concretos que se ¬ęparecen¬Ľ a sus correspondientes ideales: participan de las ideas.
  • En el mundo de las ideas:
    • Las ideas est√°n fuera del mundo sensible y son anteriores a √©l.
    • Es inteligible, es la racionalidad. Plat√≥n sit√ļa la racionalidad fuera del mundo (trancendente).
    • Es lo objetivo de cada cosa. Hay muchos √°rboles en el mundo sensible, pero el √°rbol objetivo es la idea de √°rbol, el √°rbol que hay en el mundo de las ideas.
      • Las ideas son:
        • objetivas.
        • inmutables.
        • perfectas.
        • eternas.
  • La existencia del mundo de las ideas permite un conocimiento universal, verdadero y necesario.
  • En el mundo de las ideas hay una jerarqu√≠a.
    1. Ideas de seres concretos.
    2. Elementos materiales.
    3. El hombre.
    4. Los n√ļmeros.
    5. Las formas morales (por ejemplo: la justicia).
    6. Las ideas universales (la igualdad, por ejemplo).
    7. Por √ļltimo, como idea suprema: El Bien, identificado con el Sol.
      • Es lo adecuado.
      • Es lo que tiene que ser necesariamente.
      • Se identifica con el Verdadero Ser de las cosas.
  • Las ideas est√°n relacionadas las unas con las otras.
    • Por eso se puede pasar de una a otra.
    • Eso permite la dial√©ctica, la intuici√≥n de las ideas, ir de una idea a otra: an√°lisis conceptual mediante el cual se es capaz de encajar cada idea d√≥nde le corresponde en el tejido que configuran las distintas relaciones entre ideas.
      • Qui√©n llega a la contemplaci√≥n de las ideas, puede pensar cualquier cosa, mediante la dial√©ctica ser√° capaz de encontrar el lugar que busca entre el tejido de relaciones entre ideas.
      • Hay tres ideas especialmente √ļtiles en la dial√©ctica:
        • Belleza, hacia la cual se inclina el ser humano.
          • La belleza de los cuerpos, de las almas, delos discursos, de las acciones,…
        • Amor, hacia el cual el humano siente una atracci√≥n natural.
        • Muerte, temida por el humano.
          • Comprender la idea de la muerte permite superar el temor.

La polis y el paralelismo entre psique y estado.

  • El estado es como un alma colectiva.
  • Se tiene que conseguir una armon√≠a similar a la virtud del alma para que se pueda hablar de un buen estado.
  • El estado ideal est√° organizado por el fil√≥sofo-rey (o fil√≥sofo-gobernante).
  • Cada ciudadano se ocupa del trabajo que le corresponde sin interferir en el del resto.
  • El caballo negro, representaci√≥n del deseo cuando hablamos del alma, deviene ahora representaci√≥n de los productores. Deben abastecer las necesidades materiales.
  • El caballo blanco, representaci√≥n de la obediencia y la fortaleza, deviene ahora representaci√≥n de los guardianes. Deben proteger al estado.
  • El auriga, representaci√≥n de lo racional al hablar del alma, deviene ahora representaci√≥n de los fil√≥sofos-gobernantes o fil√≥sofos-dirigentes. Deben dirigir el estado, puesto que solo ellos conocen el Bien, la idea suprema, tras el ascenso dial√©ctico al conocimiento, que implica saber aplicar correctamente la idea de Justicia.
  • En el estado ideal el poeta, el artista, queda exclu√≠do: es una copia del mundo sensible que es a su vez c√≥pia de las ideas; es, por lo tanto, algo doblemente falso, doblemente degradado.

Referencias

  • Hist√≤ria de la filosofia. Fern√°ndez Martorell y Montaner Lacalle. Castellnou edicions. ISBN 84-8287-940-5.